Contacta con nosotros 986 110 336

incontinencia urinaria en la mujer

Incontinencia

¿Qué es la incontinencia?

Es la pérdida de orina involuntariamente. La persona tiene una necesidad urgente y repentina de orinar, sin embargo no es capaz de retener la orina. Las pérdidas o escapes se pueden producir al estornudar, al toser, al correr, al coger un peso o al practicar algún tipo de actividad física. Este hecho supone para la persona que lo padece un problema higiénico, físico, social y unas limitaciones a nivel de la actividad laboral, social e individual.

¿Quién o quienes pueden ser incontinentes?

La incontinencia urinaria es un síntoma común a diferentes enfermedades afectando por ello a todos los grupos de población, niños, adultos, ancianos en ambos sexos, siendo más característicos en mujeres que en hombres.

En la niñez la incontinencia tiene la misma incidencia tanto en niñas como en niños, pasando en la edad adulta a ser más característico en mujeres que en hombres, pero llegando a la década de los sesenta la incidencia va aumentando con los años hasta llegar incluso a igualarse en ambos sexos.

¿Cuántos tipos de incontinencias existen?

La incontinencia urinaria es producida por:

  • Un incremento inapropiado de la presión intravesical en la fase de llenado.
  • Fallo en el mecanismo de cierre en el esfínter interno, externo o bien ambos durante la fase de llenado, provocada por la falta de relajación o por una lesión propia.
  • Y la combinación de ambas.

Dependiendo del mecanismo que la produzca encontramos diferentes tipos de incontinencia siendo estas:

Incontinencia urinaria de urgencia
En este tipo de incontinencia urinaria, el escape de orina va precedido o unido a un fuerte deseo miccional-urgencia-justificada por el miedo que tiene el sujeto a orinarse encima o al dolor que le produce el aguantarse.
Esta incontinencia se produce por contracción involuntaria de la vejiga debido a múltiples causas: neurológicas, prostéticas, estreñimiento, psicógenas y otras.
Incontinencia urinaria de esfuerzo
Se caracteriza porque la pérdida de orina está asociada a cualquier actividad física o movimiento: risa, estornudo, tos, ponerse de pie, hacer fuerza, deporte de impacto, etc. Su causa está en la uretra, que es incapaz de preservar la continencia y tiene relación con los partos vaginales, los cambios hormonales, la obesidad, etc.
Este tipo de incontinencia es casi exclusiva del sexo femenino. Sólo se produce en el varón como resultado de una intervención de próstata.
Incontinencia urinaria funcional
Es el escape de orina debido a múltiples causas, en su mayoría ajenas al control de la vejiga, como son: la movilidad reducida, las alteraciones cognitivas (de los niveles conscientes), las barreras arquitectónicas, la falta de destreza y otros…
Incontinencia urinaria refleja
Se produce cuando la micción queda fuera de todo control: la vejiga se llena y se vacía de forma automática, a través de los arcos reflejos medulares. Así ocurre en las lesiones medulares de origen vertebral, en accidentes vascomedulares, en mielitis víricas y otras.
Incontinencia urinaria por rebosamiento
Se produce cuando la uretra está obstruida y la vejiga no puede vaciarse. La causa más común es la obstrucción prostética y suele estar obligadamente unida a la retención urinaria en el varón. La pérdida de fuerza en el detrusor (músculo que rodea la vejiga) puede producir también este tipo de incontinencia.
En la actualidad, con los avances diagnósticos y terapéuticos, este tipo de incontinencia urinaria es poco frecuente.
Incontinencia urinaria mixta
Es la resultante de la suma de la incontinencia urinaria de urgencia y de la incontinencia urinaria de esfuerzo.